ARGENTINA, CHILE Y PERÚ

EL PRESIDENTE, SU MINISTRA Y EL JEFE MILITAR
9 septiembre, 2017
Mostrar todo

ARGENTINA, CHILE Y PERÚ

ARGENTINA, CHILE Y PERÚ

Una gesta político cultural

Carlos E. Lanusse  (14-9-17)

 

 

En éstos días tuvimos una satisfacción política, muy necesaria por otra parte, fue la llegada del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.  Muestra un sesgo realista en nuestra política exterior, pues la política  Israelí lleva una dirección de centroderecha. Los que deseamos la paz en medio oriente, con la consolidación del vínculo entre Israel y sus vecinos, preferimos que se alcance bajo una lógica del respeto mutuo, sólida y duradera, como busca Netanyahu.

Esa satisfacción nos vino como “anillo al dedo” luego de un mes de zozobra del gobierno, que perdió iniciativa ante la desaparición de Maldonado. En nuestra visión independiente, esa desaparición debió generar una iniciativa política continental, pues Chile también está atacada por araucanos separatistas, contra-nacionales.

Pretenden desconocer la vigencia de dos naciones, Argentina y Chile,  intentan tomar posiciones con el concurso de otros grupos anti-sistema de nuestra región. Es decir, Argentina está ante la oportunidad de establecer un vínculo político con Chile, de trascendencia continental,  extensible hacia otra realidad popular sudamericana de centroderecha: la peruana.

¿No fue éste el camino seguido por nuestro Libertador, hasta sacarnos del yugo español? Este fecundo camino político ¿va a agotarse en la minucia local-partidaria? ¿O implica otra actitud política, como Nación?

Dos aportes valiosos: La visión de una Argentina asediada por la acción subversiva coordinada entre grupos regionales, en coincidencia con la acción electoral del cristinismo, ha sido expuesta. Nos referimos a dos manifestaciones recientes, el artículo “Romper todo” de Enrique Avogadro y la conferencia del Gral. Heriberto Auel, en el Ateneo de la Republica sobre “La seguridad nacional y la reactivación revolucionaria preelectoral”.

Ambos demuestran la coexistencia política revolucionaria que va desde la acción de las FARC colombianas, a la organización financiera del narcotráfico, al totalitarismo cubano-venezolano, al separatismo araucano-mapuche, al terrorismo Irán-Hezbollah que actuó en la Amia y asesinó a Nisman. Y todos consistentes con la traición a la patria de un cristinismo que pretende llegar electoralmente.

Una Gesta Político-Cultural

Esta vez, deberíamos cruzar la cordillera con mulas que, en lugar de transportar cañones, lleven ideas demoledoras del yugo ideológico  populista. Sería una gesta liberadora, política y cultural, complementaria de la libertadora realizada por la acción político militar de San Martín.

Desde un punto de vista cultural la integración económica entre países es esencial, pues la creación coordinada de riqueza ofrece un panorama inabordable para el resentimiento social. Y crea una dimensión de gran escala para las inversiones en nuestros reducidos mercados nacionales. ¿No fue esa la visión gaullista en la Europa de posguerra? La convergencia de capitales y reglas de juego confiables ¿no son la quintaesencia de la creación de tecnología en gran escala?

Desde el punto de vista político, esto no significa un guiño a la derecha  del interés, menos hacia la interpretación financiera de la economía, pues generar riqueza es hacer justicia social.  Inversiones y tecnología son palancas eficientes para un Trabajo valorizado.

Otra columna esencial para el proyecto político de cruzar la cordillera, es la conformación de una interpretación común del derecho y las leyes de aplicación. Sirve para detener el avance de la corrupción de derecha como han demostrado los brasileros, y también para poner un límite a la izquierda revolucionaria. Cuando rige una Constitución no entran las revoluciones, solo las de la imaginación con futuro.

La coherencia entre las leyes y reglas de juego continentales son la muerte para las ideologías subversivas, las mafias con su lavado de dinero y el agotamiento legal de todo separatismo. Vía en la que trabaja España.

La política local después del Gradualismo

Dicen que el Presidente aprendió, que no habrá gradualismo después de  las elecciones legislativas e irá hasta el hueso entre Octubre y Diciembre. Aprendió que es peligroso dejarlo todo para después; después es  políticamente complicado.

En buena hora, bienvenido sea. Aunque sin un proyecto político que entusiasme al peronismo, éste  intentará re-crearse sobre dos soledades, la cristinista y la macrista. ¡Cuidado! un shock-económico a la desesperada, al final y sin proyecto político entusiasmante, no gana en 2019. Detendríamos lo lentamente logrado.

 

Está en los independientes superar, sin derrumbar, la interpretación política y económica insuficiente de este gobierno. Para ello también sirve un proyecto político continental, aglutinante y de largo plazo, si lo hay.

 

 

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *