25 DE MAYO DE 2017

EL MIEDO A GOBERNAR
25 mayo, 2017
La reforma del Estado
27 mayo, 2017
Mostrar todo

25 DE MAYO DE 2017

 25 DE MAYO DE 2017     por Carlos E. Lanusse

Al cumplirse un nuevo aniversario de la fundación de nuestra Nación corresponde revisar la situación política, económica y social de la misma, así como el lugar que nos cabe como ciudadanos en la construcción de nuestro devenir.

El resultado de nuestro análisis no puede dejarnos satisfechos, sino todo  lo contrario, especialmente ante la muy pobre campaña electoral que  padecemos. La misma, aun sin definiciones en cuanto a sus candidatos debido a la especulación permanente, a los inciertos resultados de las encuestas y a la falta de confianza de los partidos en sí mismos, nos avergüenza.

Nuestra nación parece partida y repartida en pequeñas partes o partidos, sin envergadura por su constante falta de pensamiento político o confundiendo a éste con estrategias electoralistas cortoplacistas. Vamos a la deriva, a merced de vientos cambiantes y de la cobardía para gobernarnos, darnos futuro cierto, justicia clara y economía comprensible. Mucho peor cuando nuestro Estado sigue creciendo a expensas de la pobreza que fabrica a diario y de la miseria política de los enquistados en su seno.

La grotesca indefinición de nuestros partidos nos da vergüenza, el más importante por su volumen, el peronismo, ha quedado desguazado  por antagonismo y desprecio entre fracciones, el radicalismo se dispone a competir en el interior junto a Cambiemos y en la CABA junto a un opositor a Cambiemos, la Coalición Cívica se enfrenta con el Pro hasta ponerlo de rodillas por cuestiones ético-jurídicas creando una feroz interna política llamada desgobierno, y el Frente Renovador juega a la desinteligencia de confundir peronismo con progresismo, sobresaliendo por su dudosa identidad. El futuro no se hace con barro, menos con entelequias electorales.

¿Qué hay sino vacío en nuestra ontología política? ¿Portamos una Nación a un conglomerado inorgánico? Así, ¿tenemos más bien futuro o sólo  pasado? Nuestro aniversario nos llama a la puerta y nos pide un poco de reflexión como conjunto, sobre nuestra grieta social a donde cae cada uno de nuestros pobres de siempre, más los nuevos que también se precipitan.

¡No nos demos vergüenza!

En el campo económico continua la más insignificante creación de riqueza. O bien porque la inflación acorrala a los más pobres o porque la falta de crecimiento asola a los ricos. Altos intereses, atraso cambiario,  impuestos desmadrados y todo ello atado a la inseguridad jurídica y su politización, son techo constante a la creación de riqueza, única alternativa racional frente a la pobreza.

Peor aún, la enorme deuda interna acumulada, que ya supera a la base monetaria, más la creciente deuda externa sin visos de repago porque no va a inversiones sino a gasto, nos muestran un futuro de embudo. Iremos acercándonos a la imposibilidad de honrar nuestros compromisos, a una corrida cambiaria atroz, hacia un estallido social de desesperación o a la acumulación de esas alternativas. No tenemos un proyecto macroeconómico, como tampoco lo encontramos en el campo político. No queremos negar nuestro futuro, él se niega a ofrecernos un lugar, porque lo hemos ofendido.

¡¡No nos demos más vergüenza todavía!!

Si entre todos hicimos esta Nación,  ¿cómo no vamos a ponerla en pie?

Que el Sol de Mayo bendiga nuestra Historia… y alumbre nuestro futuro.

 

 

 

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *